meditaciones


 

Aunque se trata de una experiencia personal, pues para algunos, la meditación tiene connotaciones religiosas o espirituales, para otros no deja de ser sólo un método intelectual para silenciar el bullicio interno y obtener más creatividad o equilibrio emocional.  Sin embargo, se puede definir brevemente la meditación como una práctica de naturaleza que permite potencia la atención y la consciencia en el aquí y el ahora.

 

“Con la asimilación de la meditación en tu vida diaria, el quinto estado de conciencia, llamado conciencia cósmica hace su aparición. La conciencia cósmica es percibir todo el cosmos como parte de uno.

 

Cuando percibes el mundo como parte de ti, el amor fluye con fuerza entre el tu y el mundo. Este amor te confiere poder para soportar las fuerzas opuestas y disturbios en tu vida. Enojo y desilusión se vuelven emociones efímeras que ocurren momentáneamente y luego desaparecen. Comienzas a vivir el “ahora” y sueltas “el pasado”.

 

La confluencia del conocimiento, la comprensión y la práctica hacen que la vida sea completa. Cuando llegas a estados de conciencia superiores, te vuelves hermoso pero a la vez fuerte –una persona plena, suave, delicada y hermosa, capaz de acomodar diferentes valores en la vida sin ninguna condición”.[1]

 

La meditación ofrece innumerables beneficios para tu cuerpo, mente y espíritu. El descanso que logras en la meditación es más profundo que el sueño más profundo. Cuanto más profundo es tu descanso, más dinámico será tu actividad.

 

 

BENEFICIOS

 

La meditación ayuda a calmar y sanar el dolor así como a reducir las consecuencias del estrés. En estado de estrés, el cuerpo segrega hormonas (como el cortisol) y neurotransmisores (como la epinefrina y la norepirefrina). Si éstas superan un determinado umbral, y el cuerpo se satura de adrenalina, se pone en peligro la salud porque además se consumen recursos de otros sistemas fisiológicos, como el inmunitario, hasta el punto de llegar incluso, en ocasiones, a imposibilitar el adecuado desempeño de sus funciones. Al reducir el estrés, se optimiza la energía y se fortalece el  sistema inmunitario. Por otro lado, hay estudios que han demostrado que la práctica continua de la meditación puede reducir hasta en un 40% el umbral del dolor.

 

– Cuando estamos estresados, se activa el sistema nervioso simpático para así poner en marcha los cambios fisiológicos para intensificar nuestra actividad y así poder enfrentarnos al “peligro”. Estos cambios fisiológicos incluyen el aumento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, la respiración más superficial, y la liberación de endorfinas para entumecer cualquier posible dolor. Además, otros sistemas, como el inmunológico, el digestivo y el reproductivo, se ralentizan, e incluso en ocasiones pueden llegar incluso a detener su actividad. Esto nos da una idea aproximada de hasta qué punto es perjudicial para nuestra salud que estemos en un estado de estrés constante. Al conseguir con la práctica reducir los niveles de estrés, y obtener sensaciones de calma y equilibrio, nuestro cuerpo también obtiene las consecuencias fisiológicas directas de estos estados, entre ellas está que, aumenta el flujo sanguíneo y se ralentiza el ritmo cardiaco, además, ayuda a revertir enfermedades del corazón.

 

La práctica de la meditación consiste principalmente en enfocar nuestra atención en algo, como un objeto en concreto; esto ayuda a dispersar el ir y venir de pensamientos de todo tipo, por lo que el ruido mental se puede ir silenciando, y nos hacemos más conscientes: escuchamos y observamos con más atención!

 

“Al crear el hábito de centrar nuestra atención en algo, en lugar de dejar que vaya a la deriva, vamos frenando el flujo espontáneo de pensamientos, muchos de ellos del pasado (que pueden causar melancolía, depresión), o del futuro (que pueden causar miedos, ansiedad). Con lo cual, se reduce los sentimientos de depresión, ansiedad, enfado y confusión.”

 

 

 

 

v  La meditación estimula la autosanación.

v  La meditación previene y libera el estrés acumulado en el organismo.

v  Reduce la presión sanguínea

v  La meditación beneficia, no sólo al cuerpo, sino a tu mente que experimenta cambios; cada célula y cada rincón del Ser se llena de prana (energía vital).

v  A nivel físico, la meditación disminuye la presión sanguínea, los niveles de lactato en sangre, reduciendo los ataques de ansiedad.

v  Disminuye dolores relacionados con la tensión como: dolores de cabeza por tensión, úlceras, insomnio, problemas musculares y de articulaciones.

v  Aumenta la producción de serotonina que influye en el humor y el comportamiento.

v  Beneficia al sistema inmunológico.

v  Transforma a tu cuerpo en un generador de energía interior.

v  A nivel mental, la meditación lleva el patrón de ondas mentales al estado alfa o theta, lo cual posibilita la sanación.

v  Estimula y refuerza las zonas del cerebro asignadas a la felicidad y la alegría: la felicidad aumenta literalmente.

v  Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía.

v  Mejora la memoria.

v  Aumenta el cociente intelectual.

v  Con la práctica regular de la meditación: Tu ansiedad disminuye; tu estabilidad emocional mejora; tu creatividad y tu felicidad aumentan; se desarrolla tu intuición; logras tener claridad y paz mental; los problemas se vuelven pequeños antes de llegar a ti.

 

Con la práctica de la meditación empiezas a hacerte consciente de que tu actitud interna determina tu FELICIDAD!!!

 

v  A nivel espiritual, la Meditación trae armonía interna.

v  La meditación te purifica y nutre desde adentro y te calma cuando te sientes desbordado, inestable, o cerrado emocionalmente. La Meditación trae armonía a la creación

v  Cuando meditas –estás en un espacio de inmensidad, de calma y amor –y emites cierto tipo de vibraciones. Traes armonía dentro tuyo, y de este modo influyes sobre las capas sutiles de la creación.

v  La Meditación puede revelar tu verdadero potencial.

v  Cada célula de tu cuerpo tiene la capacidad de contener el infinito. A través de la práctica regular de la meditación, es posible que tomes conciencia de este potencial con la que te ha provisto la naturaleza.

 

 

La meditación es compatible con el método científico, de manera que ya podemos decir que los efectos que ejerce la práctica de la meditación en nuestro organismo están científicamente probados.

 

 

CÓMO OBTENER LOS BENEFICIOS

 

Para obtener los beneficios de la meditación, es necesario convertirlo en hábito; una vez que lo insertes en tu rutina diaria tal como haces con tu aseo diario o las horas que dedicas a dormir, por ejemplo, podrás experimentar en persona los beneficios que trae la práctica regular.

Toma esos minutos de meditación como un tiempo de auto-cuidado y auto-sanación; tal vez empieces a notar cómo van cambiando y reorganizándose también otras prioridades en tu vida.

 

Sólo es cuestión de que empieces y dediques ese corto tiempo de las 24 horas que tiene un día para ti, para conectar con tu verdadera esencia, con tu Divinidad, con la energía esencial del Amor: lo mínimo que puedes lograr con cada sesión es relajarte y tranquilizar tu mente, y con el tiempo “comprenderás” que tú también eres AMOR.

 

 

ESTADOS DE CONCIENCIA

 

Los tres estados básicos de conciencia que todo ser humano experimenta son la vigilia, el sueño y el onírico, pero existen otros estados de la mente y el espíritu, que permiten a la consciencia experimentarse a si misma, dentro de la matrix de lo que llamamos realidad.

 

En estado de vigilia de la conciencia, estás despierto y percibes el mundo a través de los cinco sentidos, la vista, el olfato, el taco, la audición y el gusto. A este estado se le llama estado beta.

 

Mientras duermes, las funciones vitales continúan activas, pero la conciencia experiementa un estado diferente al de la vigilia. El cuerpo necesita este estado para desarrollar funciones que de otro modo se complican o se alteran, alterando el ritmo propio y natural del cuerpo y de la mente, por lo que cuanto más duermes, más embotados te sientes, pues aunque no lo parezca, dormir gasta mucha energía. En este estado se producen ondas alfa.

 

Durante el sueño, cuando sueñas, tu cerebro emite ondas delta; se afirma que en este estado se hacen viajes astrales, desdoblamientos y se tienen experiencias interdimensionales, que pueden tener consecuencias o repercutir en el estado de vigilia, a pesar de que no se recuerden.

 

El cuarto estado de conciencia (ondas theta) está entre los estados de vigilia, el sueño y el onírico; Este estado provee el más profundo descanso posible de vivenciar. Entramos en estado solamente durante la meditación.

 

El quinto estado de conciencia se llama conciencia cósmica. Significa percibir todo el cosmos como parte de uno mismo.

 

A la hora de hacer un estudio científico sobre los efectos de la meditación, lo que se hace es medir la actividad cerebral a través de un encefalograma. Los estudios demuestran que, según se avanza en la profundidad de la meditación, nuestro cerebro pasa por distintas etapas:

 

Ondas beta: concentración;

Ondas alfa: relajación, creatividad;

Ondas theta (meditación profunda): solución de problemas

Ondas delta (meditación avanzada): sueño profundo

 

 

OBJETIVOS DE LA MEDITACION

 

“Aunque cada persona puede buscar en la meditación un objetivo diferente, algunos de los más comunes son:

 

Misticismo: desarrollar la consciencia de unidad con el todo.

Descanso mental: acallar la mente y liberarla de las preocupaciones diarias.

Creatividad: limpiar la mente para hacerla más creativa.

Felicidad: estimular las zonas del cerebro asignadas a la felicidad.

Salud: estimular el sistema inmune y los mecanismos de autocuración.

Relajación: liberar el estrés y la ansiedad y permanecer en un estado de bienestar.

Concentración: potenciar el estado de concentración y memoria.

Intelecto: incrementar las capacidades intelectuales.”[1]

 

 

Siempre que se tenga una práctica regular y adecuado de meditación, las consecuencias siempre son un estado mental y físico de serenidad, paz interior, concentración y creatividad, que se caracteriza por unos rasgos concretos que van en este orden:

 

v  Enfoque de la mente en un solo objeto (respiración, ondas de sonido, luz, etc).

v  Estado de concentración absoluta en el que el bullicio de la mente se detiene.

v  Estado de paz en el que la mente se libera de sus propios pensamientos.

v  Beneficios de la meditación

 

 

ALGUNOS ESTUDIOS SOBRE LA MEDITACION

 

Sobre los efectos de la práctica meditativa:

 

Un estudio de la Universidad de Yale concluyó que las personas que practican la meditación a lo largo de su vida desarrollan una red neuronal con la que tienen mayor consciencia de sí mismos y del presente y menos ensoñaciones.

 

Otro estudio de la Universidad de Wisconsin concluyó que Matthieu Richards, monje budista, es el hombre más feliz de la tierra, gracias a que la meditación agranda las áreas del cerebro reservadas a la felicidad.

 

La Universidad de Harvard determinó que la meditación reduce la hipertensión arterial y estimula el sistema inmunológico.

 

TÉCNICAS PARA ALCANZAR ESE ESTADO “DIVINO” DE LA MEDITACIÓN

 

“Existen diversas técnicas para alcanzar un estado elevado de la consciencia que, dependiendo de cada persona, pueden resultar más o menos sencillas. Lo que para unos puede inducir a un estado de concentración rápido, a otros requiere un esfuerzo y una fuerza de voluntad salvaje.

 

Si todavía no has descubierto cuál es la que mejor se adecúa a tus gustos o necesidades, te hacemos un breve resumen de algunas de las técnicas de meditación más utilizadas:

 

Respiración

 

La inducción a un estado de concentración a través de la respiración es una de las prácticas más empleadas por las principales corrientes. Consiste en realizar ejercicios concretos y repetitivos de respiración, poniendo toda la atención en el aire, en cómo pasa por los orificios nasales, en el frío al inspirar y el calor al exhalar, etc. Con el transcurso del tiempo, la práctica y la disciplina, la mente alcanza más rápidamente el estado meditativo. Consulta cuáles son los mejores ejercicios de respiración para meditar.

 

Con objetos

 

Es una técnica de concentración que utiliza un objeto, una vela, un color, etc, de manera que la atención debe centrarse en ese objeto hasta que poco a poco la mente se va calmando y llegando al estado meditativo.

 

Con sonidos

 

Todas las civilizaciones han recurrido a las ondas de sonido para inducir a estados de concentración, espirituales o místicos. Campanas, cánticos, mantras, etc… repeticiones de sonidos concretos que inducen fácilmente al estado meditativo.”[1]

 

 

 

CONSEJOS PARA MEDITAR

 

v  Aunque se puede meditar en cualquier momento del día, es muy recomendable meditar al levantarse, en las mañanas, o en las noches, antes de acostarse.

 

v  Ponte ropa cómoda, ligera, preferiblemente e algodón, que te permita respirar libremente, sin opresión.

 

v  Aunque se puede meditar en cualquier sitio, se recomienda tener un espacio destinado a la práctica de la meditación, donde haya espacio e intimida; un espacio limpio, ordenado, con buena ventilación, que te inspire calma y serenidad.

 

v  Usa cualquier postura que te resulte agradable y que te permita estar alerta, sin dormirte; la postura de loto es la más indicada por la colocación de la columna vertebral; se pueden poner cojines o mantas para mayor comodidad.

 

v  No intentes evitar el sinfín de pensamientos que se cruzan por la mente; deja que pasen, como la corriente de un río, obsérvalos y déjalos ir. Lo importante es que no retengas ninguno, que no te identifiques con ninguno. Que observes los pensamientos como en una pantalla mental de cine sin hacer juicios. Si vas tras uno sin darte cuenta, simplemente regresa al estado de concentración. No te culpes por hacerlo; en eso precisamente consiste el ejercicio.

v  Se puede regresar al estado de concentración observando la propia respiración, haciendo visualizaciones, recitando mantras, escuchando sonidos (naturaleza, cuencos tibetanos, tambores, etc.).

 

v  Convierte la meditación en un hábito diario, una rutina, una disciplina, una prioridad, como comer o dormir. Persiste aunque no logres resultados inmediatos. De hecho, lo preferible es que no busques ningún tipo de resultado. Que la satisfacción sea, en sí, la propia práctica, el momento de calma, la voluntad de cambio y compromiso con un@ mism@.

 

v  Investiga las diferentes técnicas que existen para meditar, ejercicios, prácticas, sonidos, o cualquier herramienta; con seguridad, encontrarás las que más resuenen contigo.

 

 

 

 

 

 

 

http://www.artofliving.org/co-es/beneficios-de-la-meditaci%C3%B3n

http://www.vidanaturalia.com/meditacion-para-que-sirve-meditar-y-que-beneficios-tiene-la-meditacion/

https://beslowyogastudio.com/2014/08/15/beneficios-de-la-practica-regular-de-la-meditacion/

 

 

 




Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.