TEORÍA POLIVAGAL: ENCONTRAR LA CALMA

fuente: https://www.slideshare.net/meducationdotnet/the-vagus-nerve-57598472

Fuentes:

https://traumahealed.com/articles/find-calm-a-polyvagal-primer/

https://osteobcn.wordpress.com/2011/10/18/teoria-polivagal/

La calma física puede ser frustrantemente esquiva después de un trauma. Recibimos mensajes tales como: "deberíamos" haberlo superado, "simplemente cálmate", o sugerencias para practicar yoga o meditación. Cuando ya estamos haciendo todo lo posible para calmar un sistema nervioso irritado, comprender los mecanismos físicos subyacentes en nuestros cuerpos, puede ayudarnos.

 

Stephen Porges lleva décadas de investigación cuidadosa en las partes del sistema nervioso que controlan la activación y el asentamiento: los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, que en conjunto conforman el sistema nervioso autónomo. Encontró que el sistema parasimpático tiene dos partes, creando una jerarquía de tres sistemas que responden al peligro y también funcionan de manera segura.

 

fuente: https://drafabianalemos.com/2018/06/14/teoria-polivagal/


Sistema nervioso simpático. (Acción)


El sistema nervioso simpático te ayuda a actuar. Impulsa las reacciones de lucha o huida, así como cualquier esfuerzo muscular. Aumenta el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria, aumenta el flujo de sangre a los músculos grandes y dilata las pupilas de los ojos. Para equilibrar este uso de energía y recursos, el flujo sanguíneo disminuye en los órganos digestivos y la función del sistema inmunológico disminuye.

 

El sistema nervioso simpático se activa por las hormonas secretadas por las glándulas suprarrenales, ubicadas en la parte superior de los riñones. Una vez que las hormonas están circulando, tardan unos minutos en eliminarse del cuerpo, por lo que la adrenalina no cede de inmediato, incluso cuando nos damos cuenta de que no hay peligro o que el peligro ha terminado.

  


Sistema nervioso parasimpático. (Descanso)


El sistema nervioso parasimpático lo ayuda a descansar, digerir y reparar. Disminuye la frecuencia cardíaca y respiratoria, aumenta el flujo de sangre a los órganos digestivos y aumenta la función del sistema inmunológico.

 

¿Alguna vez se ha preguntado cómo alguien con una lesión paralizante de la médula espinal puede respirar y digerir los alimentos? Mientras que los nervios simpáticos se originan en la médula espinal, en la espina media y baja, los nervios parasimpáticos se originan directamente en el cerebro. Los nervios parasimpáticos también se denominan nervios vagos o décimo nervios craneales.

 


NERVIO VAGO Y TRAUMA


fuente: https://neuroaprende.com/2017/07/16/teoria-polivagal/

“En situaciones donde nos sentimos amenazados, en peligro, se activan mecanismos primitivos de reacción/protección, que pasan por una  hiperestimulación simpática (fight or flight response = respuesta de huir o luchar) a un “apagado” general (freeze) propiciado por una descarga parasimpática masiva (estado de congelación/inmovilidad).

 

Durante un evento traumático el cuerpo moviliza todos sus recursos para combatir o huir de la amenaza. Tras la amenaza, estos recursos deben volver a un estado homeostático (equilibrio) que permite a los animales seguir con su vida con total normalidad; el sistema nervioso es capaz de autoregularse, cuando hay un desarrollo normal. En los animales, este proceso se da de forma autónoma; en los seres humanos, esta vuelta al equilibrio /regulación del sistema nervioso puede no completarse y generar, de esta forma, un trauma: El sistema nervioso y en especial, el sistema nervioso autónomo (simpático /parasimpático) puede quedar desregulado causando signos y síntomas, que para especialistas en el tema, como Peter Levine, son primero fisiológicos y no psicológicos, por lo que su tratamiento debe enfocarse en reconectar con el cuerpo físico para conectar con las sensaciones asociadas a los eventos traumáticos y, de esta manera, reconocer y liberar los traumas.  Peter Levine describe en su obra acerca del trauma, los mecanismos fisiológicos que se desencadenan a nivel del sistema nervioso, cuando se tiene una experiencia traumática, y presta especial atención a la desregulacion del sistema nervioso autónomo.

 

Levine propone la experiencia somática (somatic experiencing) para liberar toda la energía que no ha sido descargada y se mantiene atrapada en el cuerpo físico, en forma de síntomas como dolor, espasmos, dificultad para respirar completamente, congelamiento, etc.

 


LA TEORÍA DE POLIVAGAL : Muchos nervios vagos


fuente: https://co.pinterest.com/pin/455004368580753983/?lp=true

La Teoría Polivagal (Stephen W. Porges, 2001) explica la evolución filogenética del sistema nervioso autónomo y aporta una nueva visión sobre el sistema parasimpático, especialmente, sobre el nervio neumogástrico o nervio Vago (X).

 

En su trabajo sobre “La teoría polivagal”, Stephen Porges habla sobre las bases neurofisiológicas de las emociones, el apego, la comunicación y la auto-regulación. Su investigación se basa en trabajos de investigación científica sobre los nervios vagales y sus funciones.

 

El nervio vago, también conocido como el décimo nervio craneal, se origina en el tronco del encéfalo y se ramifica hacia los pulmones, el corazón, el sistema digestivo y la cara, independientemente de la médula espinal. Constituye la mayor parte del sistema nervioso parasimpático. Tiene neuronas eferentes (motoras, del cerebro a la periferia) y neuronas aferentes (sensoriales, de la periferia al cerebro), creando un sistema que tiende a permanecer en un rango operativo dado (homeostasis) a través de retroalimentación negativa.

 

fuente: https://osteobcn.wordpress.com/2011/10/18/teoria-polivagal/

Es bilateral, uno a cada lado del cuerpo, y los dos lados tienen funciones ligeramente diferentes, ya que no somos simétricos internamente, con el corazón inclinado hacia la izquierda y el estómago hacia la izquierda, etc.

 

Además de ser bilaterales, también hay dos sistemas separados, por lo tanto, la "teoría polivagal", muchos nervios vagales: un sistema antiguo que tienen todos los vertebrados y un sistema adicional más nuevo que tienen los mamíferos. Cuando el sistema más nuevo está activo, suprime el sistema anterior.

  

La Teoría del Polivagal dice que hay dos conjuntos de nervios vagos ("errantes"): el vago dorsal, no mielinizado[1], antiguo; y el vago ventral, mielinizado, nuevo. Ambos conjuntos son nervios largos que se extienden directamente desde el tronco cerebral hasta el corazón, los pulmones y los órganos digestivos. Son bilaterales; recorren los lados derecho e izquierdo del cuerpo, con funciones ligeramente diferentes, ya que no somos completamente simétricos. Tienen fibras aferentes (sensoriales, cerebrales) y fibras eferentes (motoras, cerebrales) que crean circuitos de retroalimentación que regulan los órganos y los mantienen funcionando en su rango ideal.

 

 

 

________________________________

1] Mielina: Sustancia que envuelve y protege los axones de ciertas células nerviosas y cuya función principal es la de aumentar la velocidad de transmisión del impulso nervioso.

 

fuente: https://selfhacked.com/blog/32-ways-to-stimulate-your-vagus-nerve-and-all-you-need-to-know-about-it/

Esta teoría “diferencia la presencia de un nervio Vago no mielinizado (primitivo) que inerva las estructuras que están por debajo del diafragma (con funciones claramente digestivas) y un Vago mielinizado que inerva estructuras por encima del diafragma (corazón y pulmones) que tiene una función esencial en nuestro modo de relacionar-nos con los demás. Este último está solo presente en los mamíferos, sólo en esas especies que precisan de relación con su entorno para la supervivencia. El nervio vago mielinizado (presente en mamíferos), es neuro-anatómicamente conectado a los nervios craneales que regulan la conexión social vía expresiones faciales y vocalización.

 

Estas dos porciones del nervio vago tienen orígenes distintos dentro de los núcleos del tronco encefálico. En su origen, el vago mielinizado proviene de la porción visceromotora del núcleo ambiguo donde contacta con los nucleos del nervio V (trigémino), VII (facial), IX (glosofaríngeo), XI (espinal). Estos nervios controlan nuestra expresión facial, nuestro lenguaje y nuestra apariencia social. Por ejemplo, el músculo estapedio (del estribo), inervado por el V y el tensor del tímpano inervado por el VII, al ser contraídos nos permiten oír sonidos con frecuencias más bajas, es decir, escuchar, prestar atención. Según la Teoría Polivagal el vago mielinizado ayuda a nuestras relaciones de dos formas. Primero frenando al sistema nervioso simpático calmando el ritmo cardíaco ya que es un activo inhibidor de la actividad simpática cardíaca (conexiones directas con el nódulo sinoatrial) y segundo coordinando nuestro sistema físico de relación social”.[1]

 

 

 

[1] https://osteobcn.wordpress.com/2011/10/18/teoria-polivagal/

 

fuente: https://www.forbes.com/sites/brucelee/2018/04/07/can-freezing-your-vagus-nerve-really-help-you-lose-weight/


Nervio vago dorsal /no mielinizado. (Vago antiguo/primitivo)


El sistema antiguo es dorsal (originado hacia la parte posterior del tronco cerebral) y no mielinizado (no enfundado / sin envoltura") y, por lo tanto, envía señales relativamente lentas e imprecisas. Una señal fuerte (conocida como tono alto) en estos nervios hace que el corazón y la respiración se desaceleren dramáticamente. El cuerpo se afloja y se congela, o "se muere". Esto es diferente de un "¡hay que hacerlo!" / "¡No se puede hacer!" Congelación causada por impulsos en conflicto.

 

Compartimos este antiguo sistema con todos los vertebrados. Los reptiles tienen este antiguo sistema vagal, y un sistema simpático. Tienen una baja tasa metabólica en reposo. Bajo estrés, su sistema simpático acelera la frecuencia cardíaca y la respiración. Si eso no soluciona el problema, el sistema vagal dorsal los congela, disminuye la frecuencia cardíaca (bradicardia) y la frecuencia respiratoria (apnea). Esto funciona bien para convencer a los depredadores de que están muertos, o prolongar el tiempo que pueden permanecer bajo el agua. Para los reptiles, el corazón lento y la respiración les permiten bucear bajo el agua durante más tiempo y sobrevivir al interés de un depredador. Para los mamíferos, cuyos cerebros requieren más oxígeno, una congelación vagal dorsal puede ser fatal si dura demasiado tiempo.

 

El sistema nervioso recurre a la congelación vagal dorsal cuando evalúa que es nuestra única esperanza de supervivencia o cuando ha renunciado a la supervivencia. Es completamente involuntario y no es motivo de vergüenza o auto-recriminación por "no contraatacar".

 

El antiguo sistema vagal ha sido parcialmente reclutado/entrenado para la inmovilidad pro-social, permitiéndonos, por ejemplo, aceptar un abrazo. También explica la inmovilidad que muchas personas experimentan durante una violación.

 

 

Comprender las bases neurológicas ayuda a reducir la vergüenza de no contraatacar.

 

VAGO DORSAL EN REPOSO

 

Una señal menos fuerte (tono bajo) en los nervios vagos dorsales coordina la digestión, la respuesta inmune y la reparación celular. Nuestro cuerpo entra en este importante estado de reposo cuando nos sentimos seguros y no hay exigencias para nosotros.

 

 

Si experimentamos un trauma del desarrollo temprano (a edad temprana, antes de los 3 años), nuestro sistema nervioso podría no haber aprendido cómo acceder a este estado. Si tenemos trastorno de estrés postraumático por trauma de choque, podríamos permanecer demasiado vigilantes para poder descansar profundamente. Esto conduce a problemas crónicos con la digestión, la respuesta inmune y la fatiga.


Nervio vago ventral /mielinizado. (vago “nuevo”)


El nuevo sistema vagal es ventral (se origina hacia la parte frontal del tronco cerebral) y mielinizado (enfundado) y, por lo tanto, envía señales rápidas y precisas. Todos los mamíferos tienen este sistema, que evolucionó para ayudar a los mamíferos a obtener los altos niveles de oxígeno que necesitamos, así como conservar energía cuando estamos en reposo.

 

Controla las expresiones faciales, las vocalizaciones (habla, canto y otros sonidos) y coordina la respiración con vocalización y tragar. Tensa los músculos del oído medio para filtrar los sonidos de baja frecuencia que podrían ahogar las frecuencias del habla.

 

Los mamíferos tienen una alta tasa metabólica en reposo y un alto requerimiento de suministro constante de oxígeno. El nuevo sistema vagal es un "freno" en el sistema nervioso simpático, que reduce suavemente la frecuencia cardíaca y respiratoria y permite un enfoque en las señales sociales. Bajo estrés, se retira el freno, lo que le da control al sistema nervioso simpático y aumenta instantáneamente el ritmo cardíaco y respiratorio. Si eso no resuelve el problema, el control se dirige al antiguo sistema vagal, reduciendo drásticamente la frecuencia cardíaca (bradicardia) y la frecuencia respiratoria (apnea), que puede ser fatal para los mamíferos. 

 


Freno vagal y ritmo cardíaco


El freno vagal se puede activar y desactivar a la velocidad del pensamiento, a diferencia del sistema nervioso simpático que funciona a través de las hormonas suprarrenales y otras sustancias químicas circulantes que tardan un tiempo en eliminarse del cuerpo.

 

Cuando el sistema vagal está ocupado diciéndole al diafragma que respire, el corazón recibe una señal de "freno" y se acelera ligeramente. El freno se restablece con la exhalación, reduciendo ligeramente la velocidad del corazón. Esto es RSA (por sus siglas en inglés): arritmia sinusal respiratoria. Puede ser utilizado como un indicador no invasivo del tono vagal. Cuanto mayor es la diferencia en la frecuencia cardíaca al inhalar que al exhalar, mayor es el tono vagal.

 

 

El corazón humano tiene un marcapasos que late alrededor de 100 veces por minuto. Una señal fuerte en el nervio vagal ventral desacelera el marcapasos, actuando como un freno en la frecuencia cardíaca. Dado que las señales en el vago ventral son rápidas y precisas, el freno vagal se puede ajustar casi instantáneamente para disminuir o acelerar el corazón según sea necesario. Cuando nos levantamos luego de estar sentados, charlando con alguien, nuestro corazón late más rápido, sin las hormonas suprarrenales.

 

El vago ventral ayuda a iniciar cada inhalación (inhalación). Las exhalaciones ocurren por sí solas cuando el diafragma se relaja. Durante la señal de inhalación, se interrumpe la señal del freno vagal al corazón, y el corazón se acelera un poco. Esta diferencia en la frecuencia cardíaca entre la inhalación y la exhalación se conoce como arritmia sinusal respiratoria o RSA. Se utiliza en experimentos médicos para medir la fuerza de la señal vagal ventral de forma no invasiva, principalmente en niños donde la RSA es más pronunciada.

 


Conexión social


Cuanto más alto es el tono vagal ventral, más pronunciada se vuelve la diferencia RSA. Un tono vagal ventral más alto es mejor, lo que lleva a un ritmo cardíaco en reposo más bajo, una digestión más saludable y más energía disponible para la participación social y los vínculos de apego.

 

El vago ventral se origina en la misma área del tronco cerebral que los nervios que controlan las expresiones faciales, el habla, el canto y la deglución. Coordina nuestro compromiso social: utiliza nuestra vía de expresión para hablar y responder a otras personas. Detecta sensiblemente el comportamiento amigable o amenazador, y ajusta el freno vagal según sea necesario. Cuando nos sentimos seguros, nuestra frecuencia cardíaca disminuye, y cuando nos sentimos amenazados, se acelera.

 


Audición


El nervio vago ventral también interactúa con nuestra audición. Tensa los músculos del oído medio y los afina hacia tonos de conversación más altos en lugar del tono más bajo del rugido de un depredador. Si crecimos en un ambiente abusivo donde los humanos son la fuente de peligro, podríamos apretar inconscientemente nuestro oído medio todo el tiempo, esforzándonos para escuchar las voces que se acercan y que indican un peligro.

 

Trate de pedir a su oído medio, en ambos lados, que se relaje. Incluso si no sabe cómo contactarlos con precisión, es posible que note una liberación en su mandíbula e incluso en sus hombros.

 


La respiración ayuda a calmarse


Stephen Porges señala que tocar un instrumento de viento hace un contacto ideal con el vago ventral: una exhalación lenta controlada, la atención a los músculos faciales para mantener la embocadura y el contacto con otros cuando tocan en grupo o para una audiencia. El canto hace lo mismo.

 

Para calmar su sistema, respire rápidamente, luego sople suavemente durante todo el tiempo que dure la exhalación. Inténtelo varias veces y vea si su ritmo cardíaco disminuye.

 


Nuestro comportamiento tiene sentido


Cuando entendemos la estructura subyacente de nuestro sistema nervioso, podemos entender nuestro comportamiento más fácilmente. No es de extrañar que fue difícil hacer una pequeña charla cuando ya estábamos asustados. No es de extrañar que nos resulte difícil descansar si nunca tuvimos la oportunidad de sentirnos seguros cuando nuestro sistema nervioso se estaba desarrollando. No es de extrañar que nos quedáramos quietos y tranquilos cuando pensábamos que no había salida. Nuestro sistema nervioso está haciendo todo lo posible para ayudarnos a sobrevivir. Podemos ayudarlo a aprender nuevos patrones que nos sirvan mejor en el presente.

 

FUENTES: 

 https://traumahealed.com/articles/find-calm-a-polyvagal-primer/

 https://osteobcn.wordpress.com/2011/10/18/teoria-polivagal/

 


Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.