“TRASCENDIENDO LOS NIVELES DE CONCIENCIA. LA ESCALERA HACIA LA ILUMINACIÓN”. El Amor incondicional, alegría, y el éxtasis (Nivel de calibración 540-599)

 

A medida que el Amor se vuelve cada vez más incondicional, comienza a experimentarse como alegría interior. Esta no es la alegría repentina de un giro placentero de los acontecimientos, sino que es un acompañamiento constante a todas las actividades. La Alegría surge del interior de cada momento de la existencia más que de cualquier fuente externa. El nivel 540 es también el nivel de curación de los grupos espirituales de autoayuda. 

Del nivel 540 en adelante, es el dominio de los santos, los sanadores espirituales, y los estudiantes espirituales avanzados. Las características de este campo de energía son una enorme capacidad para la paciencia y la persistencia de una actitud positiva ante la adversidad prolongada. La marca de este estado es la compasión. Las personas que han alcanzado este nivel tienen un efecto notable sobre los demás. Son capaces de mantener una prolongada mirada fija que induce un estado de amor y paz.  En los altos 500s, el mundo que uno ve está iluminado por la exquisita belleza y perfección de la creación. Todo sucede sin esfuerzo por sincronía, y uno ve el mundo y todas las cosas en él como la expresión del Amor y la Divinidad.

 

 Lo individual se funde en la voluntad Divina. Uno siente el poder de la Presencia que facilita fenómenos fuera de las expectativas convencionales de la realidad, denominados “milagros” por el observador común. Estos fenómenos representan el poder del campo de energía, no del individuo. 

 

El propio sentido de responsabilidad hacia los demás en este nivel es de una cualidad diferente al mostrado en los niveles inferiores. Hay un deseo de utilizar el propio estado de conciencia en beneficio de la vida en si misma en lugar de en individuos particulares. Esta capacidad de amar a mucha gente simultáneamente es acompañada por el descubrimiento de que cuanto más amas, más puedes amar. Las experiencias cercanas a la muerte, característicamente transformadoras en su efecto, frecuentemente han permitido a las personas a experimentar niveles de energía entre 540 y 600.  

 

Discusión

El Amor Incondicional es la meta de la mayoría de las personas espiritualmente comprometidas y especialmente de los devotos y aspirantes espirituales serios. También es el ideal del Cristianismo y también el de otras religiones. En la población total del mundo, el nivel 540 es alcanzado por el 0,4 por ciento de la población. Sin embargo, el Amor Incondicional es un objetivo práctico y alcanzable y no sólo un ideal; los mejores deseos para quienes seriamente lo eligen como inspiración y objetivo devocional.  

 

El nivel de calibración de la conciencia es indicativo de una etapa larga de la escala de evolución de la consciencia que refleja no sólo los progresos realizados en esta vida sino también la consecuencia del karma previo. Desde un punto de vista espiritual global, esta vida terrenal podría ser vista como un área de ensayo transitorio que ofrece máximas ventajas kármicas, como señaló el Buda. 

 

En los altamente motivados grupos espiritualmente disciplinados, aproximadamente del cincuenta al cincuenta y cinco por ciento de las personas del grupo de alcanzan el objetivo del Amor Incondicional (por ejemplo, los grupos de doce pasos, devotos espirituales /religiosos del ashram, (renunciantes monásticos), miembros de las comunidades espirituales, tales como monasterios Zen, etc).  La aparición de estados avanzados es también facilitada al seguir con proximidad las enseñanzas de un maestro principal muy avanzado o la orientación con un gran Avatar. El silente, se beneficia no verbalmente de estar en la presencia verdadera de un maestro que está favorecido por la transmisión silenciosa de la energía de alta frecuencia del aura del maestro (“La Enseñanza del Silencio”, “La transmisión de la No-Mente”, “La Gracia del Maestro, o Bendición).  

 

El estudiante espiritual serio es también beneficiado por la búsqueda de literatura y enseñanzas de alta calibración verificada y evitando desviaciones cuestionables del camino, que son por naturaleza meras diversiones de origen astral. También está bien evitar clamar por fantasías espirituales, que en realidad son ficción, y, a pesar de su popularidad, calibran por debajo de 200.   El objetivo del Amor Incondicional es accesible por medios muy sencillos, pero para lograr resultados, tienen que ser vividos continuamente sobre la base del día a día. El Amor Incondicional es una condición y cualidad de ser con uno mismo en el mundo que surge y emerge en virtud de un compromiso serio con los principios espirituales de la voluntad de entregar todos los obstáculos y todas las limitaciones o posicionamientos y sus (a menudo inconscientes) pagos. En este nivel, los que son obvios ya han sido reconocidos (estar en lo “correcto”, la ganancia, ganar, ser admirado, etc). En lugar de esas limitaciones obvias, unas más sutiles aparecen, tales como la presunción de la mente del “yo sé”, o “yo sé todo eso”. Conocer acerca de una cosa no es lo mismo que “ser” ella.  

 

La ventaja de la experiencia con grupos espirituales maduros genuinos o de compañeros es el valor del ejemplo, los descubrimientos y la información que se comparte, y la inspiración que se produce por fertilización cruzada. Además los altos niveles de conciencia son también exhibidos por las organizaciones que no están espiritualmente comprometidas de una manera formal pero que actúan en el nivel de la misericordia incondicional, como Médicos Sin Fronteras (cal. 500) quienes actúan sin referir el lado del conflicto que un soldado pueda haber tenido. 

 

 

 

Dinámicas del Ego del Amor Incondicional

 

Por la orientación con el Amor como objetivo principal, junto con la dedicación espiritual, la evolución de la conciencia es apoyada y facilitada por una infusión de poderosa energía espiritual que emana del Ser. El influjo de esta energía única empieza en el nivel de calibración 200 y aumenta progresivamente. Su efecto observable es el cambio en la fisiología del cerebro (según la tabla de la Función Cerebral) desde el dominio del hemisferio cerebral izquierdo animalizado al benigno, espiritualmente orientado hemisferio cerebral derecho.   La aceleración de la energía espiritual es facilitada por la renuncia del narcisismo, los intereses personales egoístas, tales como el buscar la ganancia personal. La energía es facilitada por la intención y la orientación de la humildad, la misericordia, la compasión y la dedicación al alivio del sufrimiento de los demás en formas de benevolencia, misericordia y bondad.  

 

La energía espiritual cataliza la transformación de la percepción de posición lineal al contexto mayor de la integración no- lineal que trasciende las limitaciones del tiempo, el espacio, la secuencia, o la limitación de la percepción y la creencia en el principio operante de causa y efecto. Por tanto, las revelaciones que se derivan son descritas acertadamente como “milagrosas” y transformadoras.  

 

La fuente de la alegría nace de la experiencia subjetiva interna de la fuente innata de la propia existencia, sin trabas por la limitación de presumir que el yo personal sea causa o agente primario. Por la humildad y la entrega, el control imaginario es abandonado a Dios y a la Voluntad Divina. Esto da lugar con frecuencia a lo que el mundo denota como santo (cal. 555) y a actitudes y comportamientos desinteresados. 

 

A medida que la conciencia continúa avanzando, la perfección innata y la asombrosa belleza de todo lo que existe brilla como un resplandor luminoso. Toda la vida se vuelve más bella como la innata iluminación que revela la Divinidad del Creador. La experiencia subjetiva del flujo de la energía espiritual es sentida con exquisita dulzura. Sientes como flujos que suben por la espalda y entran al propio cerebro, y también el fluir que sale a través de la región del corazón, donde puede espontáneamente fluir externamente e incluso a cierta distancia influir en los acontecimientos externos. La energía también influye en el estado subjetivo de los demás que son envueltos por el campo, lo que tiene un efecto estimulante (la tradicional Gracia del Maestro). 

 

La energía espiritual (“kundalini”) potencia la transformación de la percepción a la visión, y de lo limitado lineal a la naturaleza no- lineal ilimitada de la existencia. Esta es una expresión de la realidad básica de que todo viene a la existencia en virtud de la potencialidad convertida en realidad cuando las condiciones (incluyendo el karma) son favorables. Esta confirmación también es facilitada por la intención y la orientación espiritual. Por lo tanto, ninguna “persona” hace milagros, ellos son la consecuencia impersonal del campo de energía espiritual en sí que actúa como catalizador, al igual que la energía radiante de las auras de los maestros avanzados que catalizan la intención espiritual de los estudiantes espirituales.  Mientras que el funcionar en el mundo de manera eficiente es posible, los altos 500s pueden requerir dejar el mundo ordinario de la actividad y el comercio y abandonar su mundo social y la ocupación anterior. Por la orientación espiritual persistente y la práctica, la energía espiritual puede seguir fluyendo y aumentar al hasta el nivel de Éxtasis (cal. 575), que se vuelve incapacitante para la función mundana ordinaria y por tanto requiere retirarse del mundo (actividades acostumbradas). Lo mejor es estar preparado para el hecho de que el mundo tiene poco o nada que entender de tal estado o necesidad real por tal transición y que otros incluso pueden resentir o encontrar inquietante.  A diferencia de la calma tranquila que vuelve de nuevo en el nivel 600, subjetivamente, el estado de Éxtasis es de muy alta energía y capacidad incansable. La belleza de la Creación es radiantemente exquisita, y la Divinidad innata y perfección de toda la Creación brillar con una intensidad luminosa y abrumadora. Su poder es subjetivamente experimentado, y así la energía y la fuerza del rendimiento del motor se vuelve inagotable. Ningún cansancio se produce, ni tampoco tienes que parar a comer o incluso realizar las funciones fisiológicas básicas. En su lugar, por ejemplo, puedes bailar sin parar durante horas y horas sin comer, descansar, o descanso. Sin la calibración de la conciencia, el mundo no sabría si el estado es patológico o una “Divina Intoxicación”.    

 

(El diagnóstico diferencial de los estados espirituales a los estados patológicos es incluido como referencia.)  

 

       Auténtico Estado Espiritual                                Estado Patológico   

Samadhi                                                                 Catatónico

Éxtasis Religioso                                                     Manía (hiper-religiosidad bipolar)

Iluminación                                                             Grandiosidad

Iluminado                                                                Engaño religioso

Piedad                                                                     Escrupulosidad

Inspiración                                                               Imaginación

Visiones                                                                   Alucinaciones

Auténtico maestro espiritual                                    Falso gurú, impostor, estafador  espiritual

Devoción                                                                 Fanatismo, Hiper- religiosidad

Comprometido                                                        Obsesionado, lavado de cerebro de la secta, víctimista

La noche oscura del alma                                        Depresión patológica

Desapego                                                                Retirado, indiferencia

No- apego, aceptación                                             Pasividad

Estado trascendente                                                Mutismo

Confiado                                                                  Ingenuo

Estado avanzado                                                     Psicosis, egolatría

Beatífico                                                                   Euforia

Humildad                                                                 Baja autoestima

Comparte lo espiritual                                              Proselitismo

Compromiso                                                             Religiosidad

Inspirado                                                                  Mesiánico

Shock de Dios                                                          Esquizofrénico, desorganizado

Éxtasis espiritual                                                      Estado maníaco, subidón de las drogas

Genuino líder espiritual                                            Político espiritual, líder de la secta

Libre                                                                        Psicópata

Enseñando                                                               Controlando

 

Aunque el estado de éxtasis es reconocido en las comunidades espiritualmente avanzadas y la experiencia subjetiva ha sido descrita por místicos bien conocidos como Ramakrishna, es desconocido para el mundo en general lo que es realmente incomprensible.  

 

 

 

 

Fenómenos Espirituales: Los Siddhis

 

Desde el nivel de conciencia 540 en adelante y en los más altos 500s, suceden espontáneamente fenómenos que son inexplicables para la razón, la conceptualización de la lógica, o las causas y efectos. Ellos son un acompañamiento al progresivo domino de la energía espiritual (kundalini) y ocurren como consecuencia del campo contextual y no por voluntad. Son testimoniados y vistos como autónomamente ocurridos. Estos han sido llamados clásicamente siddhis (en sánscrito) y denota lo aparentemente “sobrenatural” o “poderes milagrosos / místicos”, ya que no son explicables por la lógica.  

 

En las primeras etapas de su aparición pueden ser esporádicos, pero a medida que avanza la conciencia, se convierten en regulares y a veces continuos. Son no intencionados y surgen por propia voluntad. Estos incluyen facultades tales como la visualización a distancia, la precognición, la clarividencia, la clariaudiencia, la percepción extrasensorial, la psicometría, la bilocación, y los sucesos milagrosos, incluyendo curaciones espontáneas y transformaciones. También se dan facilidades únicas que están más allá de las expectativas o la explicación posible.  

 

Las capacidades o fenómenos no están bajo el control personal; no son las consecuencias de “causas y efectos”. Por tanto, los estudiantes son advertidos de no reclamarlos como personales ya que se producen independientemente del “Yo” personal o ser. Así, como se dijo anteriormente, ninguna “persona” hace milagros porque son únicamente consecuencia del Espíritu. La inflación del ego espiritual queda excluida por la honestidad y la humildad, lo que resulta en la tentación de la explotación con fines lucrativos.  Los fenómenos tienden a emerger y hacerse fuertes en una duración variable de años. Algunos parecen desvanecer y volverse menos predominantes, y otros continúan permanentemente.  El flujo de la energía kundalini es en sí mismo extraordinario ya que subjetivamente, la sensación sólo puede ser descrita como exquisita a medida que fluye por la espalda hasta el cerebro, emerge como a través del chakra del corazón, y luego sale al mundo donde su presencia facilita el desarrollo de lo verdaderamente maravilloso.

 

Los acontecimientos son testimoniados como sucedidos sin intención. Es como si las cualidades Divinas se pusieran en manifestación a través de los reinos superiores que trascienden el mundo físico mundano.  Con el tiempo, lo aparente “extraordinario” se convierte en una nueva realidad como si uno viviera en una dimensión diferente en la que lo aparentemente imposible  se manifiesta sin esfuerzo como orquestado. El poder del campo autónomamente facilita la aparición de la potencialidad kármica en una realidad manifestada en un despliegue armonioso. Las dinámicas son no- lineales y por tanto incomprensibles para el intelecto, que presume las limitaciones del modelo lineal newtoniano de la causalidad y no es capaz de conceptualizar la emergencia, del Orden Divino, o la Armonía.  

 

Trascendiendo la Alegría y el Éxtasis

 

La entrega de todas las creencias limitantes, posicionamientos, dudas y apegos permite el influjo de la energía espiritual, que es concomitante de la devoción (cal. 555). La Devoción persistente a la verdad espiritual y el amor permite la disolución de las resistencias. La Transcendencia exige la renuncia de todos los apegos, incluso los caracterizados por uno mismo y la sociedad como “responsabilidades”. Así, relaciones, posiciones, autoridad, y roles sociales son finalmente abandonados en beneficio del compromiso de realizar el Ser o alcanzar el estado de Iluminación. Los devotos reacios se retienen aferrados a la duda y la pregunta ingenua, ¿Pero qué pasa? La solución es la entrega de todos los “pero qué pasa si” a Dios y la Providencia Divina.  Una transición importante también exige la responsabilidad hacia los demás, haciendo los ajustes necesarios y realistas, y ayudando a otros a aceptar el cambio requerido. Esta transición puede llevar entonces considerable coraje y paciencia, así como convicción, ya que plantea dudas residuales, apegos, culpas, y gustos. 

 

La eventualidad de un gran salto de conciencia es raramente tomada en cuenta como una posibilidad seria, mucho menos una probabilidad, entre la mayoría de los aspirantes que, al no ser prevenidos, puede que no hayan anticipado los planes. Por lo tanto, los estudiantes serios deberían estar informados y también tener aliados espirituales o relaciones que sean capaces de reconocer los estados avanzados de conciencia.  El estado interior es progresivamente dominante en la medida en que el yo disminuye por el eclipse del Ser. Los consiguientes cambios, tanto interiores como exteriores, se vuelven más importantes de lo previsto.  La aparición de niveles progresivamente más elevados de conciencia requiere de períodos de ajuste, tal como lo requiere un nuevo par de gafas, y así, la función en el mundo puede verse afectada periódicamente debido a los cambios de orientación. En esta reorientación, los fenómenos son descubiertos sucediendo espontáneamente por si mismos en lugar de a través de las usuales presuntas  premisas y percepciones de causa y efecto.

 

El placer ya no es algo que uno adquiere, sino que es la innata consecuencia del poder del campo y no por vía de ningún agente o por decisión personal. También es progresivamente descubierto que en realidad no hay “hacedor” de las acciones, y asistes al despliegue autónomo de la potencialidad kármica de un nuevo paradigma de la realidad que está más allá del principio dualista presuntivo de causalidad. Así, la vida se convierte en una interminable serie de revelaciones con encanto intrínseco y deleites que al principio parecerían increíbles. Luego viene el darse cuenta de que lo que parecía ser milagroso es simplemente el constante desarrollo de la potencialidad de la evolución de la Creación por la cual la experiencia subjetiva del tiempo se disuelve y es reemplazada por el progresivo conocimiento interior de todo lo- que- Es. Del mismo modo, la percepción de “cambio” es reemplazada por la progresiva emergencia de la continuidad de la Creación, como cumplimiento de la realización de la potencialidad en la manifestación. 

 

Sin pasado ni futuro, tampoco hay “ahora”, y se comprende que el pasado, presente o futuro son todos contextualizaciones ilusorias consecuentes a la limitación del paradigma. Con la entrega de todos los sistemas de creencias y posicionamientos, el despliegue de la Creación es auto- reveladora. El despliegue del proceso puede traer presentaciones, incertidumbres, o dudas transitorias que han de ser entregadas a la fe y la devoción ya que es muy raro disponer de un maestro espiritual avanzado para consultar. En este punto, el Conocimiento inherente como frecuencia vibratoria del propio campo de conciencia se despliega y revela la realidad del paradigma emergente. En virtud de la Radiación del Ser, el resplandor revelado es silencioso. El mundo entonces se vuelve una revelación de la Esencia en lugar de apariencias. 

 

La auto- revelación se vuelve progresivamente reconocida e identificada por el Conocimiento interior como Divinidad. El importante cambio de paradigma no puede ser anticipado o siquiera imaginado en realidad, y su inicio se describe a veces crípticamente como “shock de Dios”. La consecuencia es un profundo sobrecogimiento por el cual la mente se queda en silencio en la presencia de la Divinidad y desaparece en el nivel 600. De ahora en adelante, todo es simplemente como es como un continuo despliegue revelado por si mismo sin inicios, finales ni divisiones tales como “entonces”, “ahora”, o el “futuro”. La Realización ya no se produce como consecuencia de la opinión, el pensamiento, o por los agentes de un yo personal, porque ya no existe.  

 

La adhesión a los principios espirituales básicos es un requisito importante para la transformación, y de éstos, la fe, la devoción y la entrega son sus principales modalidades. Sólo se exige la entrega de todos los sistemas de creencias y el entendimiento de que todo miedo es una ilusión, debida simplemente al aferrarse a un posicionamiento y sus percepciones, incluyendo la propia observancia de la fe a lo familiar, acostumbrado paradigma de la “realidad”. Nada es  realmente como el ego lo ha percibido porque la dimensión lineal es simplemente presunta, y el Absoluto no- lineal es un paradigma muy diferente que opera sobre principios totalmente diferentes que son auto- revelados y no tienen que ver con entendimiento secuencial o comprensión.  

 

En realidad, la “existencia” es en sentido e identidad con ella. No hay sujeto, predicado, o verbo, y la comprensión está más allá de lenguaje. Como podría ser mejor dicho, el “sentido” de una cosa es lo que ella “es”. La identidad es su significado. Se hace evidente que toda delimitación y definición son abstracciones dualistas y opiniones que tortuosamente cosifican su definición original. La verdad es autónomamente evidente en sí en virtud de su existencia como Totalidad. Sin el artefacto de la separación dualista del supuesto sujeto y objeto, la todo- abarcante Unidad de la Existencia es su propia definición y significado. Así, un gato “sabe” que es un gato en virtud de ser un gato y por lo tanto no está dualísticamente separado de su propia realidad. El conocedor y lo conocido son una y la misma identidad.  

 

La trascendencia del éxtasis espiritual y la alegría depende de la voluntad de entregar todo a Dios, no importa qué, incluyendo incluso el estado exquisito de éxtasis, que es de una dimensión más allá de la descripción. El mismo estado es ahora una tentación y puede retrasar la evolución hacia el estado de Iluminación. En primer lugar, hay una reticencia y consternación a entregar tal condición gloriosa de Dios, y entonces, surge el conocimiento de que incluso este asombro, también, debe ser liberado. La angustia y la indecisión de tener que dar el paso revelan el apego a la condición y que ese asombro ya ha tenido lugar sin darse cuenta. Entonces, gracias al compromiso y a la intención, existe la convicción de que sí, esto, también, debe ser entregado “a Vuestra Merced, Oh Señor”, y con su entrega, una Paz infinita prevalece que está más allá de toda comprensión o descripción en el nivel 600. La condición se revela en si misma siendo verdaderamente la Paz de Dios.

 

 

 

__________________________________

Transcending the Levels of Consciousness  by David R. Hawkins, M.D., Ph.D.

 

 




Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0