“TRASCENDIENDO LOS NIVELES DE CONCIENCIA. LA ESCALERA HACIA LA ILUMINACIÓN”. La Voluntad (Nivel de calibración 310)

Este nivel muy positivo de energía puede verse como la puerta de entrada a los niveles superiores de consciencia. La Voluntad implica que se ha superado la resistencia interna a la vida y se está comprometido con la participación. Por debajo del nivel 200, las personas tienden a ser de mente cerrada, pero por el nivel 310, se produce una gran apertura.

 

En este nivel la gente se vuelve genuinamente amigable, y los éxitos sociales y económicos parecen seguir automáticamente. El dispuesto no está preocupado por el desempleo; ellos aceptarán cualquier trabajo cuando tenga que hacerlo, o iniciarán una carrera, o se auto- emplearán. No se sienten menospreciados por los trabajos de servicio o por empezar “desde abajo”. También son útiles a los demás y tienden a ser voluntarios, contribuyendo al bien de la sociedad. También están dispuestos a enfrentar los problemas internos y no tienen grandes bloqueos de aprendizaje.  

 

En este nivel, la autoestima es alta y reforzada por la reacción positiva de la sociedad en forman de reconocimiento, apreciación y recompensa. La voluntad es comprensiva y responsable a las necesidades de los demás. Las personas con voluntad son constructivas y contribuyen a la sociedad. Con su capacidad de recuperarse de la adversidad y aprender de la experiencia, tienden a autocorregirse. Al haber dejado de lado el orgullo, están dispuestos a ver sus defectos y aprender de los demás. En el nivel de la voluntad, las personas se vuelven excelentes estudiantes y representan una fuente considerable de poder para la sociedad.  

 

Discusión

La dedicación espiritual y el esfuerzo traen imprevistas recompensas que confirman la validez del compromiso. Lo que parecen sacrificios se tornan esfuerzos que bien valen la pena. La gratificación espiritual es una fuente insospechada de placer que aporta la mayor sensación de bienestar, la cual es consecuencia de un aumento en el flujo de energía espiritual. Hay una mayor sensación de vitalidad y aprecio por la vida a medida que su cualidad mejora progresivamente.

 

La experiencia es subjetiva, no- lineal, y sutil pero lo penetra todo. La confianza y el optimismo reemplazan la duda, la desconfianza, la resistencia, y el cinismo. La lucha se sustituye con facilidad, y la vida misma se vuelve innatamente atractiva y agradable.  

 

Con la renuncia a la resistencia, es requerido menor esfuerzo para funcionar en el mundo. Las recompensas intrínsecas del crecimiento espiritual, activan por si mismas la motivación que se convierte en entusiasmo como consecuencia de la visión más positiva de sí mismo y la vida. Hay una atracción hacia la participación positiva en las actividades que son constructivas. La vida es disfrutada en lugar de resistida y es acompañada de anticipación positiva. La motivación es consecuencia de la inspiración en lugar del afán de lucro. Es encontrado que renunciar al pago negativo de los posicionamientos egocéntricos y metas resulta la mayor recompensa interior. 

 

La voluntad es alegre, servicial y voluntaria. Tiene la energía extra que de otro modo se perdería en la resistencia, los retrasos, y las quejas. La Voluntad vigoriza  las necesidades de los demás, y por tanto su expresión social es benevolente y humanitaria. También es la actitud del “buen Samaritano”, y de la confianza social, que, en su expresión social, varía de década en década.  

 

La energía de la Voluntad es también el nivel de la Regla de Oro: “Haz a los demás lo que te gustaría que los demás te hicieran a ti”. En las relaciones de éxito, esto se traduce en una reciprocidad de los socios como colaboradores y compañeros. Esta reciprocidad es el resultado de la orientación al bienestar de los demás y no sólo la relación del más emocional instinto animal que a menudo tiene algunos inconvenientes. Con la reciprocidad, los compañeros trabajan codo con codo, mientras que sin implicación, la relación se describe mejor como “enredada”, con diferentes direcciones de control.  

 

La voluntad sostiene en lugar de competir por el beneficio o el dominio, y las relaciones implican servicio para el crecimiento mutuo y las metas en lugar de sólo el propio. La voluntad es por tanto armoniosa y es expresada como una actitud “gana- gana” en lugar de los niveles inferiores que ven la vida como una dicotomía “gana-pierde”.  

 

Contribuir al bienestar y la felicidad de los demás es gratificante, y lleva a descubrir que la generosidad es la propia recompensa. Algunas personas están tan limitadas que experimentan este fenómeno sólo con sus mascotas favoritas, pero al menos esto es un comienzo. La verdadera generosidad no espera recompensa por que no hay apego. La capacidad para la Voluntad está latente en la población en general e invisiblemente emerge a la superficie como respuesta a grandes catástrofes. La verdadera benevolencia no busca el mérito ni es motivada por la inflación del ego. Muchas personas verdaderamente caritativas ven como un honor que se le permitiera servir a los demás y no son conscientes de que simultáneamente les sirve para acumular mérito kármico.  

 

La voluntad atrae la abundancia y retorna apoyos, no como resultado de buscarlos, sino en respuesta a lo que es porque “gusta ir a lo que le gusta”. El agradecimiento es la consecuencia de una actitud de dar, que se suma a la atracción.  

 

La verdadera historia de la vida de una conocida llamada Greta es un ejemplo de todo lo anterior. Ella vino a los Estados Unidos desde Irlanda, con la única educación de un limitado graduado escolar y sin habilidades, así que buscó trabajo como empleada doméstica. Encontró un trabajo como camarera de piso en la gran finca de una familia muy rica y socialmente prominente. Su alegre disposición y dedicación al bienestar de la familia dio lugar a su progresiva promoción a ama de llaves. Ella atendió a todas las necesidades de la familia, viajando por el mundo con ellos en su estilo lujoso. El padre de la familia tuvo muchas inversiones y ocasionalmente dio a Greta una “propina” a la hora de la cena en relación al mercado de valores. Curiosamente suficiente, las acciones de Greta siempre subían por las nubes. Conforme pasó el tiempo, sus ocasionales recomendaciones llevaron a la expansión de la cartera de Greta, con sus chivatazos relativamente frecuentes sobre las acciones.  

 

Finalmente, comercializo un paquete de acciones de algunos bienes raíz de Manhattan (Nueva York) y posteriormente, se convirtió en millonaria por derecho propio. A pesar de su riqueza ya considerable, Greta continuó con su dedicación a la familia, a medida que crecían, tuvo sus “salidas” a fiestas, se casó, et.. Un día recibió una llamada de un tío lejano de Irlanda que estaba de visita. Llamó a algunos miembros de la familia para reunirse en la ciudad de Nueva York, lo que fue todo un viaje, pero Greta fue la única que accedió a hacerlo. Ella se reunió con él para almorzar, y luego regresó a Irlanda. Unos años más tarde, el murió y dejó una herencia enorme (por valor de algunos millones de dólares) a Greta en gratitud por su amistad. 

 

Greta continuó como ama de llaves de la familia y era varias veces multimillonaria cuando finalmente murió. A su funeral asistieron muchas centenas de personas con quienes había hecho amistad con los años. En su testamento, dejó mucho para caridad, y lo suficiente para que todos sus hijos y parientes fueran extremadamente ricos también. A propósito de la historia de Greta, una observación reciente que otro conocido, dijo, “Usted sabe, con un millón de dólares simplemente no se va muy lejos ya.” 

 

 

La Voluntad (cal. 310) permanece en contraste con “hacerse el bueno” (cal. 190), que busca el control y la imposición de los presuntos valores a los demás. 

 

 

Dinámicas del Ego de la Voluntad  

 

Por la orientación espiritual y la dedicación, el nivel de energía espiritual aumenta y activa fuertemente la química del hemisferio cerebral derecho y la fisiología. Esto altera la percepción y libera neurotransmisores anabólicos y endorfinas en el cerebro. El mundo es entonces considerado más benigno, amigable, y compasivo. El cumplimiento de las metas se facilita en virtud de su interiorización en lugar de proyectarlas hacia condiciones externas. Por tanto, el beneficio es interiorizado y valorado como éxito del crecimiento interior y la gratificación por alcanzar los objetivos del desarrollo.  

 

La intención benigna motiva las acciones y las decisiones lo que conduce a la elección de opciones positivas. La integridad de la intención es concordante con la conciencia benigna y resulta en auto- aprobación y autoestima saludables que es independiente de las opiniones de los demás o las ganancias externas. Esto se traduce en autonomía y gratificación que se produce a través de la realización de los potenciales internos.  

 

La concomitancia hacia la orientación espiritual es el impulso interior para crecer y buscar la perfección, lo cual se convierte en el camino interior de la vida. La perfección espiritual se convierte en un “ego ideal” que influye por atracción en lugar de por promoción.  

 

Como consecuencia de la renuncia del ego narcisista, hay una reducción de las distorsiones de la percepción que son resultado de los posicionamientos auto- buscados. Es más fácil aceptar las imperfecciones humanas, que, en el nivel del Orgullo, habrían sido manejadas con ira, negación, culpa, o proyectadas al exterior. Con una conciencia benigna, las confusiones y los errores pueden ser reconocidos y corregidos sin actitudes defensivas o pérdida de la autoestima. Hay un aumento concomitante de la capacidad para el humor y la habilidad de reírse de uno mismo y las debilidades humanas (es decir, “errar es humano, perdonar es divino”).  

 

El nivel de la Voluntad es eficaz en el mundo porque no se ve impedido por la resistencia, y cuando se le añade dedicación, es capaz de romper las barreras internas del sistema de creencias de “no puedo” a “puedo”. Otros lemas son “sólo agacha la cabeza, sigue adelante, y ve a por ello”, o “cuando las cosas se ponen difíciles, los duros se ponen en marcha”, o “sigue hacia adelante, pase lo que pase” o “crea tus propias oportunidades”. El Centro de todos estos lemas y muchas filosofías es la voluntad personal de aceptar la responsabilidad, la reciprocidad y la negativa a situar la culpabilidad o la responsabilidad externamente.  

 

Trascendiendo el Nivel de la Voluntad   

 

El éxito al nivel 310 deriva en convicción interior de la capacidad y la dependencia que afirman la dignidad personal. El optimismo resultante alienta un mayor crecimiento y la validación de la práctica, así como el valor subjetivo de la orientación con la búsqueda de la verdad espiritual y sus principios. El aumento de la fortaleza interior confirma la realidad operativa de los principios espirituales, porque por sus frutos son sus verdades reveladas. Las actitudes y acciones efectivas son auto- gratificantes y reforzantes. Trascender exitosamente las anteriores limitaciones alienta una mayor exploración espiritual y reforzamiento de los principios básicos.  

 

La limitación de este nivel se centra en la personalidad y la identificación con ella como yo, cuando en realidad, el crecimiento se debe al resplandor del Yo. Es en virtud de la progresiva iluminación del Ser que la voluntad de entregar la limitación se vigoriza. La ilusión es que el “Yo” personal comparte el mérito. Por tanto, la creencia de que la realidad básica es el yo personal aún no ha sido trascendida. El momento positivo de la Voluntad, sin embargo, conduce con bastante facilidad a su transcendencia. La voluntad ve sus principales principios y convicciones como una fuerza propulsora, como si la fuerza se encontrara en esa fuente. Así, la creencia es que el yo personal es la causa del éxito.  

 

La limitación principal es la identificación de la fuente de la propia vida como una personalidad separada que se identifica como la voluntad en si misma. El entendimiento aún no se ha dado cuenta que todo sucede como consecuencia de la manifestación de la potencialidad como realidad cuando las condiciones son adecuadas, y que la voluntad y la intención son los desencadenantes pero no las causas principales de esta etapa evolutiva.  La práctica espiritual del servicio carente de yo es clásicamente denominada “karma yoga”, que, cuando se combina con la oración y la devoción, es transformador. Fue el camino del Mahatma Gandhi. 

 

La Voluntad apoya la intención y facilita el proceso de purificación de la evolución espiritual, el cual a menudo requiere de la voluntad para enfrentar el malestar interno en aras de alcanzar una meta más elevada. La Voluntad aúna la energía extra necesaria para el esfuerzo de superar los obstáculos y las resistencias. También se requiere compromiso en los períodos difíciles para alcanzar la meta superior. Ello incluye una actitud positiva hacia el proceso de aprendizaje en sí y la adquisición de la necesaria información espiritual y compromiso. La Voluntad es una actitud positiva, en contraste con la actitud de la terquedad, que es una forma de resistencia. La entrega de los posicionamientos es una consecuencia de la voluntad y es por tanto una cualidad importante del esfuerzo espiritual interior serio. 

 

_________________________________

 

Transcending the Levels of Consciousness  by David R. Hawkins, M.D., Ph.D.

 




Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0