“TRASCENDIENDO LOS NIVELES DE CONCIENCIA. LA ESCALERA HACIA LA ILUMINACIÓN”. LA VERGÜENZA.

En este libro, el David R. Hawkins, doctor en Medicina y Filosofía, ofrece una guía para quienes estamos interesados en “elevar” nuestro nivel de consciencia, basándose en el mapa de la consciencia, que no es otra cosa que una sistematización didáctica de todo nivel de consciencia posible.  Cabe anotar que ningún nivel de consciencia es mejor que otro, sin embargo, cuanto mayor sea nuestro grado de consciencia mayor será la capacidad de proyectarla para el bien mayor; es decir que, nuestra consciencia afecta nuestra (percepción de) realidad y atrae hacia nosotr@s todo aquello que esté en el mismo nivel de vibración.  De ahí que para cambiar el mundo quien primero debería cambiar es un@ mism@.

 

“La consciencia es un campo infinito que se encuentra más allá del tiempo, el espacio, o de cualquier dimensión conocida y en su lugar se incluyen todas las dimensiones, sin ser alteradas por ellas. El campo infinito es omnipresente, omnipotente, omnisciente, y únicamente identificable con lo Absoluto por lo que todas las expresiones de la evolución o la existencia pueden ser comparadas.   Todo en el universo, incluyendo incluso un fugaz pensamiento, es grabado para siempre en el campo atemporal de la consciencia, que está en todas partes igualmente presente.

 

Todo lo que haya ocurrido alguna vez, ya sea físicamente o de pensamiento, está igualmente disponible porque el campo está más allá del tiempo y el espacio. No hay “aquí” o “allí”, no hay “ahora” o “después”. La totalidad es igual y permanentemente presente en todas partes.  El Mapa de la Consciencia es por tanto una guía muy práctica y útil para la comprensión de los niveles evolutivos de la consciencia que se trascienden en la búsqueda del progreso espiritual, la iluminación, o la superación personal. También proporciona un práctico mapa de los obstáculos a superar para alcanzar niveles más óptimos de conciencia. Las calibraciones no establecen la verdad, sino simplemente confirman y prestan corroboración adicional.

 

 

“ Trascendiendo los Niveles de Consciencia” retorna a la exploración de las expresiones del ego y sus inherentes limitaciones y da detalladas explicaciones e instrucciones de cómo trascenderlo.  Se amplía la comprensión de los niveles de consciencia tal como se presentan en el conocido Mapa de la Consciencia. Este libro se centra en el individuo y el estudio de los bloqueos en la experiencia subjetiva del avance de la consciencia, lo que conduce a la consciencia espiritual y el progreso a niveles superiores de consciencia y la preparación de estados avanzados, tales como la iluminación.   Al analizar los distintos obstáculos y niveles a ser trascendidos, ciertos principios de la evolución espiritual son revelados. Este libro es por tanto un manual práctico más que un análisis exhaustivo.

 

MAPA DE LA CONSCIENCIA

VERGÜENZA: DESESPERACIÓN. (niveles de calibración de 20 y por debajo)

Este nivel está peligrosamente próximo a la muerte, que puede ser elegida como suicidio consciente o sutilmente por no adoptar medidas para prolongar la vida. La muerte por negligencia, indiferencia, descuido o accidente es común en este nivel. Todo el mundo es consciente del dolor de “perder la cara”, llegando a ser desacreditado, o de parecer “no- persona”. En la vergüenza, las personas esconden sus cabezas para escabullirse, deseando ser invisibles. El destierro es un acompañamiento tradicional de la vergüenza, y en las sociedades primitivas de las cuales la humanidad se originó, el destierro es equivalente a la muerte. Es la base del temor a la desaprobación, el rechazo o el fracaso.

 

 Las primeras experiencias de la vida tales como el abandono o avergonzarse del abuso físico, emocional o sexual deforman la personalidad de por vida a menos que estos problemas sean resueltos después. La vergüenza, como Freud afirmaba, produce neurosis. Es destructiva para la salud emocional y psicológica y, como consecuencia de la baja autoestima, le hace a uno propenso al desarrollo de enfermedades físicas. La personalidad basada en la vergüenza es tímida, retraída, introvertida, y la autocrítica.

 

 La vergüenza es utilizada como una herramienta de crueldad, y sus víctimas a menudo se vuelven crueles. Los niños avergonzados son crueles con los animales y los demás. El comportamiento de la gente cuya consciencia está sólo en 20 es peligrosa. Son propensos a las alucinaciones de carácter acusatorio, así como la paranoia, y algunos se vuelven psicóticos o cometen crímenes extraños.

 

 Algunos individuos que se basan en la vergüenza se compensan por el perfeccionismo y la rigidez, convirtiéndose en rígidos e intolerantes. Ejemplos notorios de esto son los extremistas morales que forman los grupos de vigilantes, proyectando su propia vergüenza inconsciente a los demás y que luego se sienten justificados para atacar rectamente. Los asesinos en serie a menudo han actuado sin vergüenza, odio y el moralismo sexual con la justificación de castigar a “malas” mujeres. Debido a que desciende todo el nivel de la personalidad, la vergüenza incide en una vulnerabilidad de otras emociones negativas, así a menudo se produce falso orgullo, ira y culpa.

 

CLÍNICA

La depresión severa es un nivel grave de conciencia que puede ser paralizante y amenazar la vida. Esto ocurre no sólo en los individuos, sino también en la mayoría de los grandes grupos de personas que mueren de apatía o incluso suicidio.  La desesperación es caracterizada por la desesperanza, y es descrita como un estado desanimado e infernal a soportar. La voluntad de vivir se pierde, pero en lo más profundo, incluso el acto del suicidio no es posible debido a la falta de energía. El suicidio pasivo se produce a través de dejar de comer o prever las necesidades físicas.

 

Cuando la apática depresión comienza, la fase de depresión agitada surge y con ella la energía para llevar a cabo el suicidio existe. Hace muchos años, antes de los antidepresivos, los pacientes eran estrechamente vigilados durante los períodos en los que habían “mejorado” de la apatía al estado de agitación (Hawkins, 2005).

 

La vergüenza es también un reflejo del auto-odio que, cuando se torna hacia el exterior, puede resultar grave, incluso la agresión homicida. Es de destacar que un porcentaje considerable de los compañeros de asesinos sin motivos nos informan de que tomaban antidepresivos.

 

La depresión se acompaña de cambios importantes en la fisiología del cerebro y niveles bajos de neurotransmisores críticos, como la noradrenalina y la serotonina. La propensión a la depresión incluye fuertes factores genéticos y kármicos y es a menudo familiar. También se correlaciona con la vulnerabilidad al alcoholismo. Se estima que al menos un tercio de los adultos tendrán un grado grave o moderadamente grave de depresión en algún momento de sus vidas.

 

La pérdida de la esperanza y la voluntad de vivir, junto con la depresión que la acompaña, con frecuencia se produce en personas solitarias y aisladas, los ancianos y personas normales que han pasado por un agotamiento psicológico de estrés grave, como un divorcio, un desastre financiero, la pérdida de seres queridos, o el proceso del duelo. El suicidio es la principal causa de muerte en adolescentes.

 

Como en otras enfermedades, los principales problemas emocionales se componen de aspectos físicos, mentales, emocionales. También pueden haber otros factores interpersonales y sociales, así como influencias kármicas. La recuperación puede requerir hacer frente a uno o todos los factores. Incluso aparece un problema físico cada vez más simple, como una hipoglucemia sin diagnosticar que puede ser el factor más importante. (Depresivos que se han recuperado simplemente evitando el azúcar.) No solicitar o aceptar la ayuda adecuada es debido con frecuencia al orgullo (espiritual), la negación (psicológica), o simplemente la ignorancia (karma).

 

 

Las fluctuaciones del estado de ánimo después afectan a las relaciones interpersonales e incluso al empleo (por ejemplo, los homicidios en el lugar de trabajo y la rabia). Con humildad, todos los factores que contribuyen pueden ser examinados, y recuperaciones incluso en las más graves condiciones de riesgo vital se pueden lograr, como se ve en los grupos de recuperación de base espiritual.

 

La Atracción de la Muerte

 

Aunque existe la presunción común de que todo el mundo teme a la muerte y tiene una aversión a la misma, paradójicamente, la muerte es también, bajo las condiciones adecuadas, vista como una atracción (el fin del sufrimiento) o como un acto final de venganza, sacrificio heroico, o un acto extremo de autocompasión.

 

La Noche Oscura del Alma

 

El estado de sentirse abandonado por Dios y sin esperanza deriva en una sensación global de depresión y puede incluir una alteración de la experiencia del tiempo comparable a los niveles más bajos de la experiencia del infierno descritos por Dante: “Abandonen toda esperanza los que entráis aquí”. Este estado también puede ser una fase transitoria, como consecuencia de un intenso trabajo espiritual interior, especialmente en un devoto que abandona toda precaución y explora los niveles más profundos de la conciencia, en los cuales el devoto profundiza intuitivamente y siente que es necesario renunciar al ego y eliminar toda duda. Por tanto, este estado puede representar la necesidad de llegar a la validación interna de la verdad espiritual antes de la suspensión total del propio yo. Curiosamente, esta puede ser la ruta adoptada por el ateo devoto que está demostrando si la Divinidad es verdadera o si incluso sobrevive. La depresión espiritual severa puede representar el último punto de apoyo del yo en su lucha por la supervivencia. La ilusión básica del ego es que es Dios y que sin él, la muerte ocurriría. De ese modo, lo que se describe como “la noche oscura del alma” es en realidad la noche oscura del ego.

 

 

La confrontación con el núcleo del ego puede ser inesperada y la consecuencia, dejar los apegos, junto con las ilusiones del ego y el acariciar falsas creencias religiosas y espirituales y fantasías acerca de Dios, por ejemplo, Dios responde a la súplica intensa o la negociación (“golpeando las puertas del Cielo”): “Oh Dios, mira que yo sufro por ti”.

 

Paradójicamente, la noche oscura del alma es a menudo un signo de progreso espiritual significativo para lo que no es realmente el alma (yo superior), pero el ego está en la oscuridad. Un poco de consuelo se puede obtener por recordar el dicho espiritual de que sólo puedes ir tan alto como has estado abajo, o que Jesucristo sudó sangre en Getsemaní, o que el Buda informó que se sentía como si sus huesos estuvieran rotos y estuviera siendo atacado por los demonios.

 

En los pozos de la desesperación espiritual y la negra desesperanza, el necesario Saber interior a seguir es que, espiritualmente, todo miedo es ilusión. La razón de estar seguro de dejar ir completamente todo lo que uno sostiene, junto con la creencia de que el núcleo interior del ego es el origen mismo de la propia vida, es porque no es el origen, no importa cuán intensamente pueda parecer la experiencia.

 

El comúnmente, conocido karma (destino espiritual) es la consecuencia de decisiones de la voluntad y determina el destino espiritual tras la muerte física (los niveles celestes, infiernos, el purgatorio, o el llamado plano astral interior [bardos] ). Se incluye también la opción de reencarnar en el dominio físico humano, que, por investigación de la conciencia calibrada, sólo puede hacerse mediante un acuerdo con la voluntad individual. Así, todos los seres humanos tienen, por acuerdo, elegido este camino. Además, la investigación de la conciencia confirma que todas las personas nacen en las condiciones más óptimas para la evolución espiritual, no importa lo que las apariencias parezcan ser.

 

El Karma significa en realidad rendir cuentas, y cada entidad es responsable ante el universo. También es bien sabido que el karma positivo (las buenas obras, la oración, el servicio desinteresado, los actos de beneficencia, etc) pueden compensar y deshacer el karma negativo (“malo”). En este proceso, “el mérito” se acumula, lo que a veces incluso puede ser representado confrontando vicisitudes. El progreso espiritual surge automáticamente al elegir la buena voluntad, el perdón y el amor como una forma de estar en el mundo en lugar de verlo como una transacción de búsqueda del beneficio.

 

 En la parte baja de la desesperación, se da el agotamiento de la energía e incluso la voluntad para sobrevivir. A menudo sólo en los pozos del Infierno y la desesperación absoluta es donde el ego puede ser entregado, incluso hasta el punto de la inminente muerte física. En la agonía extrema, sin atemporal, el alma puede suplicar: “Si hay un Dios, le pido ayuda”, y una gran transformación ocurre. Esto confirma la verdad de la enseñanza Zen, “El Cielo y el infierno están sólo a un décimo de pulgada de distancia.” Extrañamente, el ego puede llegar a este punto como un intento de hacer malo a Dios, incluyendo la propia muerte física (el ego se agarra a un clavo ardiendo), y por lo tanto, incluso en el último momento, el ego se esfuerza por demostrar que la muerte es una realidad y que Dios no lo es.

 

Las dualidades de la vergüenza

 

La vergüenza es una consecuencia de la negación de las realidades de tanto el yo como el Yo. Es transitorio en la vida normal, pero denota un obstáculo muy importante para la evolución espiritual como nivel prevalente de la consciencia, y cuando es grave, incluso amenaza la supervivencia física.

 

 

Atrae                                                                                                          Repele

Castigarse                                                                                            Perdonarse

La depresión                                                                                        Elegir la vida

El juicio                                                                                                Entregarse a la misericordia de Dios

La negatividad                                                                                     Apartar las posiciones

Menguar, ocultar                                                                                  Ser visible

El ser como un valor                                                                             Afirmar el regalo de la vida

La rígida auto-imagen                                                                           Ser corregible, flexible

Condenar                                                                                              Perdonar

Mortificarse                                                                                           Elegir la autoestima

Denigrar                                                                                                El Honor de si mismo

El Auto-odio                                                                                         El Auto- Perdón

Ser Severo                                                                                            Ser Benigno

Estar Descompensado                                                                           Ver los dos lados

Culpar al yo                                                                                          Culpar la ignorancia del ego

Exagerar los defectos                                                                            Trascender las limitaciones

La visión parcial selectiva                                                                       La visión balanceada global

El yo como perdedor                                                                              El Yo es corregido

Finalizar el camino                                                                                  Iniciar el nuevo

No valorarse                                                                                           Valorarse como hijo de Dios

El error es imperdonable                                                                         El error es una lección

La orientación narcisista                                                                          La preocupación por otros

Servir al yo                                                                                             Servir a la vida

La evaluación auto- indulgente                                                               Apartar la posición egoísta

El yo como centro de la vida                                                                   El yo como participante en la vida

Centrarse en el yo                                                                                    Centrarse en los demás

 

“Podría”                                                                                                    No pude entonces

 

________________________________________

Transcending the Levels of Consciousness. The stairway to enlightenmen.  David R. Hawkins, M.D., Ph.D. 

 



Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0