RELACION DIENTES-EMOCIONES.  La buena salud de una persona se ve en la fortaleza de su dentadura

"Cuando el dolor de dientes no surge de una herida externa que lo preceda, siempre representa el síntoma principal de una enfermedad que se encuentra distribuida con diferente índole por todo el sistema". (Hahnemann)

La idea de que podamos hacer diagnósticos a través de nuestra boca y además lograr una sanación completa de patologías que persisten  sin aparente razón, puede ser novedosa e increíble, pero para la medicina holística, la interconexión entre órganos y emociones incluye esta parte tan importante de nuestro cuerpo.

 

La boca es parte de un todo y no hay buena salud si nos olvidamos de ella. Somos un todo, en nuestro cuerpo todo está interrelacionado: órganos, emociones, experiencias de vida. Entender esto facilita  no sólo la sanación de nuestras dolencias de una forma completa, sino también el logro del equilibrio que nos permita evitar el desarrollo de patologías de cualquier tipo.

 

Toda enfermedad, todo síntoma, es producto de un conflicto que habita en el subconsciente. Eventos del presente o del pasado que producen un shock o un trauma y permanece sin resolver  producen un bloqueo energético que residirá  en una zona específica, emitiendo señales que, generalmente, no entendemos y que, por tanto, se va a gravando convirtiéndose en lo que llamamos enfermedad.

 

En la tarea de encontrar  el conflicto emocional primario para solucionarlo, la observación de los dientes y la boca, en general, puede ser de gran ayuda.

 

Es necesario comprender la estrecha relación que existe entre Mente-Organos-Dientes. Cada diente está íntimamente ligado a todas las células de nuestro organismo. La boca actúa como fusible, produciendo patología allí, para salvaguardar órganos más vitales.




Los dientes nos hablan de nuestra relación con nuestra familia, con nuestra conexión a la tierra y  procesos que nos marcaron y nos dejaron “perdidos” y no recordamos.

 

“Después de pérdidas afectivas, la muerte de un ser querido, situaciones displacenteras, miedo, enojo, problemas económicos etc. se manifiestan caries repentinas o se desencadena la enfermedad periodontal.  Los  cambios en el sistema hormonal durante la pubertad, embarazo, menstruación, menopausia, exacerban las molestias dentales afectando sobretodo las encías, por la estrecha relación del sistema endócrino-simpático en las afecciones gingivales.”[1]

 

“Las recesiones en la encía de los incisivos inferiores, muchas veces nos hablan de nuestra sexualidad. Pueden hablarnos de represión, de abortos o de separaciones con la pareja. El dolor emocional no resuelto de situaciones así puede causar anomalías en estas piezas. Resolviendo el conflicto emocional y tratando con los métodos de la odontología avanzada menos invasiva como el láser dental y el ozono, este tipo de patologías dejan de aparecer, dejándonos de recordar que aún queda algo de nuestra sexualidad por resolver.” [2]

 

“Las causas traumáticas prolongadas, dientes en mala posición, desajustes oclusales, mordidas apretadas, molares retenidos, pérdidas de piezas dentales, suelen producir cefaleas y dolores persistentes en cara, cuello, hombros, neuralgias del trigémino periódicas o esporádicas y esto podría solucionarse haciendo el tratamiento odontológico y médico correspondiente.”[3]

 



[2] http://www.sanamente.net/articulos_wp.php?categoria=en-femenino&post=biodescodificacion-dental-por-happy-clinica

[3] http://www.odontohomeosite.com.ar/lbcpdt.html


Cuando una persona tiene un deficiente estado de salud dental, esto repercute en otros órganos con os cuales se relaciona energéticamente.  Lo que se debe hacer es buscar el foco u origen del desbalance o bloqueo. Pueden ser procesos infecciosos, muelas de juicio retenidas, restos radiculares, dientes desvitalizados con o sin tratamiento de conducto, osteítis, y alteraciones que pueden producirse por amalgamas envejecidas con la consecuente liberación de iones de mercurio y diferentes tipos de metales usados en prótesis removibles, coronas, que generan una corriente galvánica que sin lugar a dudas es perjudicial para la salud.

 

 “...la afección localizada reduce a silencio transitoriamente a la enfermedad interna, no pudiendo, sin embargo, ni curarla, ni disminuirla esencialmente. La afección localizada no es una entidad aparte... es una fracción que forma parte integral de la enfermedad general... la naturaleza se ve forzada a desarrollar siempre y a agravar más todavía la afección derivativa, para que esta pueda paralelamente ir sustituyendo al mal interno que gana terreno, para apaciguarlo y servirle de "válvula de seguridad". (Hahnemann)


En resumen, la  boca actúa como fusible; el organismo trata de compensar el desequilibrio, sacrificando muchas veces un diente para salvaguardar el buen funcionamiento de otros órganos internos vitales indispensables para la vida.

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ok Marland (domingo, 22 enero 2017 22:22)


    Fantastic blog! Do you have any suggestions for aspiring writers? I'm hoping to start my own site soon but I'm a little lost on everything. Would you advise starting with a free platform like Wordpress or go for a paid option? There are so many choices out there that I'm completely overwhelmed .. Any ideas? Kudos!